Ni soy tu enemiga ni esto es una competición. Deja para otros el mantener la distancia, el cerrar el círculo y las malas contestaciones. Tampoco es necesario que me digas constantemente "vete, que vives muy lejos y vas a llegar tarde" para echarme de manera suave, porque n soy tonta, porque las pillo antes de que hables.

 Que seamos distintos no implica que no podamos coexistir. No pretendo ser tu mejor amiga- jamás podría serlo porque no me llenas, eres superficial y no tienes aura- pero no voy a dejar que "te quedes" en exclusiva a nuestros amigos comunes, esos que según tú son tu familia aquí, ¿y yo dónde quedo si a cada frase que dices me dejas fuera?

Puedes seguir dejándome al margen de las bromas, los planes y las confidencias, pero siempre encontraré mi lugar. Hasta que me canse y renuncie; como ayer, que harta de ir "vete, aquí ya no haces falta" me levanté de la silla del ordenador y me fui; y ahora mandas un e-mail presumiendo de -o echando en cara, según se mire-  que estuviste hasta las 9 de la noche. Desde luego me da pena, pero por ella, a la que no echas y alzas al infinito, y que estuvo hasta las 9 contigo, en exclusiva, como tú querías.

Búscate a otra persona que se deje pisar; se que eres feliz así, pisando, porque si no lo haces te sientes inferior. Y no lo eres, pero tampoco eres más que yo, ni que nadie.

Te deseo una vida maravillosa, como a todo el mundo, y justamente por eso ojalá te cruces con alguien como tú o peor para hacerte una buena cura de humildad y ser una persona en condiciones.

Para tu desgracia, y desde luego para la mía, volveremos a vernos el lunes.